jueves, 13 de septiembre de 2012

Va por tí

Hoy quiero hablaros de una amiga.

Tengo una amiga virtual a la que he aprendido a querer a golpe de chat y ratón. No ha sido difícil hacerlo dado su carácter.

Es bella por dentro y por fuera. Con unos ojos grandes y claros.... como el mar de las tierras en las que vive. Con una dulzura propia de muy pocas mujeres porque en ellas no es un rasgo de su carácter sino un don que les ha sido otorgado. Con una generosidad tal que hace que sientas que, aun separándote cientos de kilómetros, la notes a tu lado.

Me ha escuchado tanto. Me ha abrazado en la distancia tanto. Me ha sostenido tanto. Cuantas charlas, cuantas reflexiones sobre lo divino y lo humano, cuantas preguntas, cuantas respuestas intercambiadas, cuantas confidencias que nacían sin darme yo cuenta, cuanta compañía en mi camino de madre, cuanto ánimo.

Tiene un corazón que no le cabe. Lo sé, lo ha demostrado. Y una fortaleza, una fuerza vital, un envite para lidiar con las adversidades, con los imprevistos, con los sufrimientos, una constancia en la lucha, una valentía.... que admiro profundamente.

Esta amiga está delicada de salud.... y sonríe y me pregunta y se preocupa y me recuerda y me echa de menos (válgame Dios el egocentrismo pero sé que ella lo entenderá).

Y yo la echo de menos y yo la quiero y yo la recuerdo y la llevo conmigo. 

Va por ti, amiga. Aún sin haberte tenido de frente como quisiera....
Va por tí, amiga. Te quiero mucho.
Va por tí amiga. Valiente.
Va por tí, con toda mi fuerza y mi energía y mi cariño.

No hay distancias..... SÉ FUERTE.
Te quiero amiga (echo de menos nuestras conversaciones).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada