domingo, 8 de enero de 2012

Misión Año Nuevo: Relativizar

Supongo que hoy es un buen momento para hablar, o más bien para escribir, sobre "mipropósitodeañonuevo". Sí, ese o esos propósitos que nos hacemos todos entre el 31 de diciembre del año que termina y el 1 de enero del que comienza  (y  de los que aún hablamos una semana más tarde, como es mi caso).

Generalmente tengo una lista con unos cuantos propósitos que vienen a ser los mismos cada año, porque algunos los consigo, otros no tanto y todos merece la pena recordarlos y mantener la lista.

Este año sin embargo he decidido centrarme en un único propósito

¿Por qué?

El año que se fue ha sido un año difícil. Difícil, cansado y estresante. Me he sentido "subjetivamente" (todo lo que nace de nuestro corazón es subjetivo y nuestro, vívidamente nuestro) sola en más de un momento y de dos, desbordada por situaciones y emociones. He exigido y me han exigido. Han saltado chispas y mi malhumor perdió totalmente las formas. Estuve viviendo enfadada no solo con el mundo sino con el universo.

A la par, ¡y menos mal!, he pensado, reflexionado, meditado mucho.

Este nuevo año, más que nunca quiero una página en blanco sobre la que escribir de nuevo. Quiero hacer "borrón y cuenta nueva".

Este año... me he propuesto mejorar en un aspecto que me cuesta bastante: relativizar.

Según la R.A.E. relativizar significa: "Introducir en la consideración de un asunto aspectos que atenúan su importancia."

¡Y AHÍ ES DONDE QUIERO LLEGAR! la meta que me propongo. Por mí y por todos mis compañeros.

Relatvizar, sin embargo, para mí y en este monento significa mucho más, va encadenado a otras actitudes:
- Laissez faire, laissez passez.
- Que me resbalen las cosas, que no me hagan sufrir siempre ni sentirme eternamente culpable.
- Creer en mí y en mi sentido común. En mi criterio.
- Ser muy pero que muy asertiva.
- Y relajarme. Y disfrutar. Y aprovechar esos momentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada